Input your search keywords and press Enter.

6 trabajos amenazados por la Inteligencia Artificial

El premiado periodista publica “¡Sálvese quien pueda!”, una investigación que le llevó más de 5 años en 3 continentes, para entender cuál será el futuro del trabajo ante la automatización en forma de robots y la inteligencia artificial. Infobae publica un adelanto exclusivo

El Nuevo Herald y más de 50 periódicos, y conductor de “Oppenheimer Presenta” en CNN en español-publica en agosto su cuarto libro “¡Sálvese quien pueda!” (Debate), para el cual investigó durante más de cinco años en tres continentes, para entender cuál será el futuro del trabajo ante la evidencia de la automatización en forma de robots y distintas manifestaciones de inteligencia artificial.

En The Washington Post los robots ya escriben noticias políticas

Muy pocos se enteraron en ese momento, pero The Washington Post quebró un hito tecnológico en las elecciones de noviembre de 2016 en Estados Unidos, cuando reportó que el congresista republicano Steve King había ganado la muy disputada contienda en el distrito cuatro de Iowa.

A primera vista, la noticia parecía una más de las muchas que habían escrito los periodistas del diario ese día. El artículo decía que “los republicanos retuvieron el control del Congreso” y puso la noticia en contexto, señalando que la votación “significó un asombroso giro político, ya que muchos líderes del Partido Republicano habían expresado temores de que podrían perder más de 10% de sus bancas”. Acto seguido, el artículo decía que ya se había contabilizado la votación en 433 distritos y que los republicanos habían ganado en 239 de ellos y los demócratas en 194.

La revista tecnológica Wired señalaría tiempo después que el artículo de The Washington Post tenía “toda la claridad y el brío” a los que nos tienen acostumbrados los periodistas de The Washington Post, pero con una diferencia: había sido escrito por un robot.

Efectivamente, el artículo del periódico no estaba firmado por ningún periodista. Al final del texto decía: “Staff y agencias de noticias, activadas por Heliograf, el sistema de inteligencia artificial de The Washington Post”.

Esa línea al final del artículo pasó totalmente desapercibida. En medio de la conmoción por el terremoto político que significó el inesperado triunfo del presidente Donald Trump, contra las predicciones de casi todas las encuestas, muy pocos repararon en el hecho de que uno de los principales diarios del mundo había empezado a publicar noticias políticas escritas por robots.

Hasta ese momento, no era un secreto que algunas noticias deportivas y financieras que consistían en una recitación de datos, como los resultados de partidos de futbol de divisiones inferiores o las ganancias trimestrales de las empresas eran generadas por robots.

El propio The Washington Post había empezado a experimentar con la automatización periodística en los Juegos Olímpicos de Río unos meses antes. Y la agencia de noticiasAssociated Press venía utilizando desde hacía años el programa de redacción automatizada Automated Insight para noticias deportivas y financieras.

Pero cuando Jeff Bezos el fundador de Amazon compró The Washington Post en 2013,el periódico comenzó a experimentar con programas de computación para generar artículos más analíticos. Y en las elecciones de 2016, sin esconderlo, pero tampoco sin hacer ninguna alharaca, The Washington Post empezó a publicar sus primeros artículos políticos redactados por una máquina inteligente.

Gracias a la nueva tecnología, The Washington Post pudo cubrir en detalle los resultados de unas 500 elecciones locales en la contienda de 2016, algo que de otra manera hubiera requerido un ejército de periodistas y una fortuna en gastos de viajes.

Generando artículos escritos por Heliograf, el diario apostó a aumentar su público llegando a nuevas audiencias en todo el país. En vez de limitarse a tratar de ganar una gran audiencia con pocos artículos escritos por personas que requerían mucho tiempo para generarlos, Heliograf le permitió a The Washington Post apuntar a muchas audiencias geográficamente diversas con una enorme cantidad de noticias automatizadas sobre temas locales o específicos.

A pocos neoyorquinos les interesaba el resultado de la elección para un congresista del distrito cuatro de Iowa, pero a millones de ciudadanos en todo el país les interesaba el resultado de la elección legislativa en su propio distrito. Y Heliograf podía ofrecerle esa información a cada uno de ellos de manera separada en cuestión de segundos. Y, lo que es más, podía actualizarla automáticamente todo el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *